La apertura de la fase comercial, nuevo reto para el AVE a La Meca

FUENTE: ABC

Casi diez años de proyecto se materializaron el domingo en un viaje en tren de 2 horas y 52 minutos. Por primera vez en su historia, el AVE a La Meca recorrió los 450 kilómetros de su trazado, que une las ciudades santas de La Meca y Medina. Un «hito» que, sin embargo, puede limitarse con menos frecuencias de las inicialmente fijadas para dar prioridad a las obras.

Fuentes del consorcio español encargado del proyecto, Al Shoula, recuerdan que mientras se producen trayectos como el del 31, restringidos a pasajeros invitados, la construcción se paraliza. Es por

ello que la frecuencia de estos viajes, establecida en dos trayectos desde cada estación los viernes y los sábados, podría modificarse en breve. Dependerá de las preferencias del cliente, Arabia Saudí.

La intención es agilizar la finalización de un proyecto que tiene marcado en el calendario el mes de marzo. Esta fue la fecha que se fijó en el «Settlement Agreement» (acuerdo de solución) firmado por la entidad contratista, Saudi Railways Organization (SRO) y Al Shoula para poner en marcha la fase comercial. El pacto también recogía la necesidad de poner en marcha las demostraciones antes del comienzo de 2018 y que estas, según el consorcio, alcanzaran los 300 kilómetros por hora en las fases de la ruta más avanzadas. El viaje realizado el domingo ha permitido al consorcio español cumplir con este compromiso, ya que no solo se realizó antes de que finalizase 2017, sino que además alcanzó la velocidad comercial señalada entre las estaciones de Medina y Kaec. Un tramo que está prácticamente finalizado.

Cumplir con el siguiente plazo será más complejo. La construcción de tres de las cinco estaciones del trazado están todavía muy retrasadas, según explican fuentes del consorcio. Se trata de las paradas de La Meca, Yeda y la que conecta con el aeropuerto. La ejecución de todas ellas depende de las constructoras locales Oger y Binladin, que ha sido sustituida en Yeda por Yapi Merkezi. La causa de las demoras es que estas empresas se han enfrentado a distintos problemas financieros en los últimos meses.

A ello se une que los 35 trenes Talgo 350 Haramain, con los que circulará la ruta, todavía deben ser homologados, un requisito «muy importante» de cara a poner en marcha la fase comercial del proyecto. Fuentes del consorcio explican que ya se están realizando distintas «pruebas aerodinámicas» con estos convoys, dotados con más de treinta tecnologías distintas para hacer frente a la arena y las altas temperaturas del desierto.

Sello Español

Todos estos condicionantes hacen peligrar el plazo fijado por el acuerdo para poner en marcha la última fase de un proyecto millonario que cuenta con el sello de la Marca España.

La segunda fase del «AVE de los peregrinos» (la primera, dedicada a la obra civil, fue llevada a cabo por un consorcio chino-saudí), fue adjudicada en 2011 por 6.736 millones de euros al consorcio Al Shoula, formado por doce empresa públicas y privadas españolas (Renfe, Adif, Talgo, Copasa, OHL, Cobra, Siemens España, Indra, Imathia, Ineco, Inabensa y Consultrans) y dos saudíes. La intención del proyecto pasa por unir, mediante la Alta Velocidad, las ciudades de La Meca y Medina en 2 horas y 11 minutos.