Comunicado 5

Las expectativas positivas creadas en las empresas públicas ferroviarias después de los últimos ajustes organizativos, vinculados a una gestión donde el cliente ganaba en protagonismo y ciertos criterios empresariales ganaban peso, están decayendo. Consideramos que la profesionalidad, la experiencia y el prestigio no terminan de valorarse.

Toda organización debe compartir la estrategia, la planificación, el compromiso y los objetivos y articular la gestión a través de unos responsables comprometidos con dichas claves y que cumplan con los criterios básicos de aptitud, profesionalidad y confianza que se requiere. En las empresas públicas ferroviarias hay grandísimos profesionales, bien preparados y con amplia experiencia, pero en muchos casos sin ningún tipo de proyección profesional.

Con los cambios del máximo responsable de una organización, no se solucionan todos los problemas ni se propician todas las mejoras. Ni siquiera con la incorporación en el equipo de su confianza de perfiles adecuados se conseguirá variar tendencias e ineficacias consolidadas hace ya muchos años. Entre otras razones, porque el principio endogámico instalado en una parte de la organización lo impide.

Han pasado seis meses y las expectativas depositadas en los responsables no se están cumpliendo.

Una gran parte de la organización se encuentra desanimada, e incluso existe malestar al ver truncadas las posibilidades de promoción profesional.

La reestructuración de las empresas se encuentra a medio camino, con unos plazos temporales muy amplios y transmitiendo la sensación de que los de siempre siguen gestionando el ferrocarril y nada cambia.
asociación nacional de profesionales del ferrocarril

Valoramos muy positivamente la reunificación de un área tan importante como la seguridad en la circulación en Adif.

Hace falta reactivar la gestión de las empresas y lógicamente eso sólo se hace a través de las personas. Expertos en la gestión empresarial y ferroviaria que aporten iniciativas, identifiquen riesgos y errores, den soluciones y asuman los principios, las estrategias, los compromisos y los objetivos que se hayan establecido.

La Asociación Nacional de Profesionales del Ferrocarril es una organización joven pero que da voz a un colectivo socioprofesional muy amplio y que está a dispuesta a colaborar en este desafío y no aceptará ser marginada.

Además, entendemos que hay algunos asuntos que deberían tratarse o revisarse sin mucha dilación porque son de importancia:

- Categorías profesionales concordantes con la realidad del ferrocarril.
- Definición de plantillas.
- Definición de un proceso periódico de movilidad funcional y geográfica.
- Determinación del marco legal aplicable a la estructura de Dirección.
- Revisión y búsqueda de soluciones justas para los problemas que afectan al personal procedente de FEVE.
- Redefinición del modelo ferroviario y del papel de la Alta Velocidad.

Por la naturaleza de la ANPF y su vocación, esta Asociación no se olvida de los problemas individuales que afectan a los profesionales. Siempre que sean individuales, inicialmente los tratará de resolver por la vía del diálogo y el entendimiento, con discreción, en la confianza de que las posiciones justas prevalecen sin necesidad de otro tipo de acción.

Como hemos trasladado nuestra preocupación a las empresas directa e indirectamente, confiamos que en breve observemos cambios de actitud y/o soluciones. Esta Asociación siempre estará dispuesta a defender el ferrocarril y a sus profesionales del modo más adecuado en cada momento.