Así perdió Renfe el megacontrato del AVE a California

El veredicto final se conoció a mediados de octubre y la alemana, que aventajó a Renfe por un estrecho margen, se hizo con el contrato público. Renfe había puesto toda la carne en el asador tanto en la parte técnica como en la económica, pero aún faltaría la ronda de preguntas y respuestas. Eran seis las cuestiones que debían explicar los encargados de mostrar el proyecto. Las preguntas las conocían todos de antemano y tenían en total 75 minutos para abordarlas, la mitad del tiempo estipulado para toda la exposición.

Deutsche Bahn obtuvo una puntuación de 815 frente a los 775 puntos de Renfe, pese a tener una mejor nota en la parte técnica y ser tercera en la parte económica, imponiéndose a la alemana. No obstante, el tribunal encargado de adjudicar el megacontrato dio también una vital importancia a la presentación oral del proyecto. Renfe quedó segunda en esta fase, justo por detrás de la germana, que obtuvo los puntos necesarios para hacerse con el contrato, según recoge El Economista. La última parte de este proyecto consistía en la presentación, carta de intenciones de la compra y la ronda de preguntas a cargo de la Autoridad Californiana para la Alta Velocidad.

Deutsche Bahn cogió fuerzas en la parte de preguntas y respuestas

El 19 de octubre se conocieron los resultados ya definitivos. No obstante, Renfe dejó constancia de sus quejas, pero la Autoridad Californiana ha desestimado todas y cada una de ellas, un hecho conocido el pasado 15 de noviembre. “No hay evidencia alguna de que la Autoridad no siguió los criterios de solicitud de propuestas, ni hay evidencia de que cualquier otro criterio se haya usado“, ha respondido a Renfe. “No hubo errores en el proceso de adquisición”, ha asegurado.

Desde Renfe llegaron a enviar hasta tres cartas, según el citado diario, con destino a la autoridad californiana. Todos los argumentos de la operadora fueron rechazados. Una de las fuertes quejas es la elevada puntuación dada a la ronda de preguntas y respuestas, ya que se llevó la mitad del tiempo total de la exposición. “El 25 de septiembre se envió a todos los candidatos la misma lista con las seis preguntas a responder”, apuntó la autoridad.

Justo antes de esa ronda, Renfe era la principal favorita al tener 50 puntos más que la alemana. Deutsche Bahn recortó 20 en la presentación, y otros cinco en la carta de intenciones. La ventaja de Renfe sobre la alemana era de 25 puntos, un margen que se agrandó en favor de la germana en la ronda de preguntas y respuestas, ya que obtuvo 155 frente a los 90 de Renfe, y eso que todos conocían las preguntas de antemano. “Nos cortaron antes de tiempo, porque quizás no respondíamos a lo que pedían”, afirman fuentes de la operadora a El Independiente.

Renfe ha tratado de anular la adjudicación alegando un presunto conflicto de interés entre Deutsche Bahn y Siemens, fabricante también de trenes. No obstante, la Autoridad rechaza esta alegación, ya que primero Siemens no está integrada en Deutsche Bahn, y asimismo, también podrían pujar otros fabricantes de trenes.

FUENTE: INTERECONOMIA